Quiénes somos

IMG_5884
Alicia, Joana, Marina, Antonio, María, Juanma, Marina, Lucía y Miguel

Después de meses de ser espectadores pasivos a través de las noticias, todos nos sentíamos sensibilizados con aquella huida masiva de gente. Miles y miles de personas que habían tomado la decisión de abandonar sus hogares a causa de una guerra que estaba devastando sus países y acabando con sus vidas. Teníamos claro que podíamos haber sido cualquiera de nosotros, que lo único que nos diferenciaba era el lugar donde habíamos nacido. La idea de hacer algo más allá nos rondaba a todos por la cabeza desde hacía semanas, y finalmente, decidimos que debíamos ir a ayudar en terreno.

¿Qué hace que 9 personas que no se conocen decidan unirse y emprender un camino juntos? Una magnífica casualidad hizo que nos pusiéramos en contacto a través de las redes sociales, éramos de distintos puntos de España, de distintas profesiones y ni siquiera la edad nos servía de nexo en común; pero era nuestra inquietud por los refugiados y sus vidas la que nos unía, fuimos el equipo esperanza desde el minuto uno.

El 8 de abril nos conocimos en el aeropuerto de Gerona, desde el primer momento nos sentimos como si nos conociéramos de toda la vida, como si fuéramos una pequeña familia que acaba de reencontrarse. Llegamos a Tesalónica con mil ideas, proyectos, donaciones de la gente y una mochila cargada de ilusiones y ganas de ayudar.

La primera impresión del campamento de Idomeni fue impactante, un mar de tiendas alrededor, mucha gente (muchos niños) y todo un caos. Según pasaron los días realizamos distintas labores: asistencia sanitaria, reparto de ropa y comida, tareas logísticas…

Durante estos días conocimos historias, pusimos nombre y cara a quienes huyen del terror. Porque devastadoras son las guerras, pero ¿cómo se califica a los gobiernos que dan la espalda a quienes huyen de ese infierno y les dan con la puerta en las narices? La experiencia fue dura pero enriquecedora y cada día crece más dentro de nosotros la fuerza para continuar aportando nuestro granito de arena.

Anuncios